El 39% de los traumatismos dentales son a causa del deporte. Pueden provocar heridas o contusiones en la boca, luxación del diente, fracturas e incluso la pérdida del diente. Ante cualquier traumatismo dental se recomienda acudir, inmediatamente, al dentista. Es por ello que el Consejo General de Dentistas recomienda el uso de protector bucal durante la realización de deportes de impacto.

Todos los traumatismos dentales deben ser considerados como una urgencia. El dentista, examinará al paciente y aplicará el tratamiento más adecuado. En los casos más graves puede ser necesario un tratamiento endodóntico, a través del cual se tratará el interior del diente o se intentará mantener la dentición natural, el hueso y la encía que la rodea, así como su funcionalidad.

+Heridas o contusiones en la boca: pueden afectar al labio o las mucosas. Después del impacto se debe lavar y desinfectar la zona, y comprobar el estado de los dientes del hueso.

+ Luxación: el golpe desplaza al diente de su alveolo haciendo que se mueva, aunque sin expulsarlo del todo. Es importante no usar colutorio, ni tocar el diente.

+ Fractura: si el traumatismo ha roto un trozo de diente, hay que vigilar que no esté dañado el nervio. Se recomienda recuperar y conservar el fragmento de diente roto en suero salino, agua o leche. Si el traumatismo ha sido tan fuerte que ha expulsado el diente por completo se debe recuperar sujetándolo por la corona, nunca por la raíz, no limpiarlo, ni enjuagarlo y acudir, inmediatamente al dentista.

Abrir chat