La Organización Internacional de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud, recomiendan la lactancia materna como mejor opción nutricional  para la alimentación del bebé.

Está comprobado que la lactancia materna tiene múltiples ventajas tanto para el bebé como para la madre. Los anticuerpos de la leche materna disminuyen hasta un 70% las infecciones respiratorias y de oído, protege frente a la diabetes infantil y obesidad y reduce en un 50%la posibilidad de muerte súbita. Además su composición tiene todos los nutrientes necesarios para el lactante.

A nivel oral la lactancia materna también es muy beneficiosa ya que con el amamantamiento, se desarrollan adecuadamente funciones como la deglución y la respiración.

La succión del pecho, favorece un adecuado crecimiento de los maxilares del bebé. Un crecimiento inadecuado de la mandíbula afecta a la respiración y como consecuencia puede afectar al sueño, la memoria y la concentración.

La lactancia materna favorece también un desarrollo adecuado de la musculatura perioral y una menor probabilidad de desarrollar maloclusiones.

A nivel oral como cualquier elemento y para evitar el desarrollo de las caries dental es importante realizar una adecuada higiene oral desde la erupción del primer diente, empleando pastas fluoradas y evitando incluir a la dieta del niño elementos complementarios que contengan azucares.

El consumo de azucares debe ser mínimo o nulo hasta los 2 años de edad. Se aconseja llevar al bebé al odontopediatra en su primer cumpleaños, los padres de esta manera recibirán información sobre las medidas necesarias para evitar la caries temprana de la infancia y otras enfermedades orales.

Abrir chat